Consejos para conseguir el mejor proveedor de Internet

Las ofertas para las personas que desean tener acceso a Internet son cada día más grandes. Hoy, casi cualquier emprendedor, puede convertirse en un proveedor de Internet y prestar sus servicios a las personas que lo deseen. Sin embargo, hay que diferenciar entre los servicios de calidad y aquellos a los que no deberías acceder. En este artículo, te mostramos cómo conseguir al mejor proveedor de Internet.

Muchas veces nos ha pasado que conseguimos una buena velocidad que cumple con todas nuestras necesidades. Desde streaming de series hasta juegos online, hoy en día es requerido un Internet de alta potencia en el hogar común. Con el tiempo, suele suceder que la calidad del servicio empeora y terminamos con un Internet que para nada es agradable. En este artículo, te ayudaremos a evitar esta situación.

Contrata un Internet simétrico

El internet, en términos sencillos, tiene 2 velocidades, que son la de envío de datos y la de recepción. En la mayoría de los casos nos encontramos con un servicio que es más rápido en el envío que en la recepción. Si tus necesidades de conexión son bastante exigentes, vas a tener que contratar un Internet simétrico, cuyas velocidades de envío y recepción sean exactamente las mismas. En móviles apple, podrás ver las ventajas de conectarte a un servicio de Internet simétrico.

Considera el ping

El ping es básicamente el retraso con el que llega la información. Todos los proveedores de Internet tienen un tiempo de respuesta en el que se procesan las solicitudes. Aunque este factor no puede ser medido sino hasta que contratas el servicio, puedes preguntar a un amigo que ya haya comprado con la misma compañía. Este valor puede ser medido con diferentes herramientas que se encuentran en Internet.

Contrata un servicio con compartición 1 a 1

La compartición es el máximo de conexiones que puede haber en un solo canal. Piensa en una autopista de 3 carriles en la que van 3 personas. Aquí se puede conducir fluidamente, pero si agregas 5 vehículos más, se complica un poco. Algunos proveedores ofrecen una compartición de 8 a 1, es decir, que puede haber un máximo de 8 conexiones en un mismo canal, que se puede congestionar.

Evalúa la cantidad de usuarios en tu casa

Con usuarios, no nos referimos a personas, sino a dispositivos. Piensa en el Internet como un flujo de agua. Si solo usas un canal, será aprovechado al máximo. Sin embargo, si lo segmentas, habrá menos caudal en cada uno de los canales. Contrata el Internet necesario para que, aun conectando todos los dispositivos del hogar, no se ralentice en ningún momento la conexión.

La mejor opción es la fibra óptica

Los tipos más famosos de Internet son el satelital, los cables de cobre y la fibra óptica. Los dos primeros pueden llegar a ser bastante buenos, pero con un precio inmensamente mayor. La fibra óptica, en cambio, es bastante barata y hoy en día, es la opción más rápida en conexión a Internet. La fibra óptica transfiere datos a la velocidad de la luz, porque lo que viaja por ella son fotones.

Evalúa tus necesidades

Pregúntate para qué utilizas el Internet. ¿En serio necesitas contratar un servicio de 200 megas? Muchas veces, contratamos algo que está por encima de nuestro nivel de consumo, dando como resultado una fuga de dinero. Evalúa tus necesidades y, en función de ello, contrata el mejor proveedor de Internet, el que tenga los servicios para satisfacerlas.

Ten en cuenta que, al final de todo, no hay servicios de Internet malos. Solamente existen unos que saben cumplir con tus necesidades y otros que no. La idea es que, al final del día, contrates no el mejor proveedor de Internet, sino aquel que, a través de las opciones que ofrece, sepa cómo cumplir con todos los requerimientos de tu hogar.